miércoles, 2 de julio de 2008

Era tan fácil?

Nunca pensé que sentirme tan superficial, iba a ser sinónimo de sentirme espléndida.
Ayer, cuando salí de la peluquería con mis nuevas y flamantes extensiones, me sentí brillar.

¿Tanta seguridad pueden otorgarte un par de mechas extras?

¿Tanto te puede cambiar el estado de animo?

¿Por qué las mujeres cuando estamos mal, siempre, pero siempre, nos atacamos con nuestro pelo?

¿Con un tapadito nuevo, obtendré iguales resultados humorísticos?

¿Cuánto durará mi aguinaldo?

sospecho que tendré que buscar alguna otra solución, o un novio, bah!

4 comentarios:

Cookie dijo...

Si encontras dos novios pasame uno. Dale?

:)

rck dijo...

Y si te dejás crecer el pelo no es mas fácil? Te ahorrás unos cuantos pesos. Yo no entiendo como las mujeres pagan por algo que te sale gratis. Es como pagar para respirar, no se, me supera. Te entendería un poco mas lo del tapadito de última, jaja. Pero tu pedido de tapadito y novio me hizo acordar a mi ex diciendome "cuando me comprás un tapadito de Jazmin Chebar" y bajé mal, jaja.
Suerte en tu busqueda.

Naranja Silvestre dijo...

Cualquier cosa que te haga sentir bien vale...lo del tapadito, ponele, en mi caso, la semana pasada dio resultado...y te digo, me dura el efecto porque es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan lindo!!!


Beso
P

PUH dijo...

Ja, nena, lo superficial puede hacernos muy felices. Capaz el resultado de lo superficial es mucho más profundo...