miércoles, 8 de abril de 2009

En Trance

Cuando terminé mi relación con Niño Hereje, caí en la cuenta de que con él, me había transformado en una persona fea.
Descubrí muchísimos errores cometidos y juré no volver a permitir que me suceda.

Nuestra relación empezó muy linda, pero con el tiempo se transformó en algo enfermizo por parte de ambos: Peleas a niveles desmedidos, competencia, paranoia y violencia verbal en exceso (en ocasiones rozando de la otra).
Durante mucho, mucho tiempo, solo nos lastimábamos. Habíamos perdido el respeto hacia el otro por completo.
Y no nos dejábamos. No podíamos.
No podíamos alejarnos de nuestro amor enfermo.

Hoy, mi miedo principal se basa en eso.
En volver a convertirme es esa persona.
A darme cuenta que en realidad soy eso.

Hoy, me replanteo muchas cosas y de ninguna obtengo conclusiones claras.

-Pienso en que yo no era así, que nunca antes lo había sido y pretendo echar culpas a las circunstancias (que yo misma causaba/permitía)
… pero también pienso en que fue mi primer relación “seria” y que por ese motivo, es en la única en la que puedo basarme..

-Pienso en que pude ponerle un fin. Que pude salir. Que pude darme cuenta que lo que estaba viviendo no era sano.
… Y pienso en todo el tiempo que lo extrañé después de hacerlo. Y lógicamente no me cierra. Extrañar una relación así, tampoco es sano.

-Pienso en que los errores que cometí, los vi automáticamente finalizada la relación. Pienso en que tomé conciencia de las cosas y supe de un primer momento, que nunca más querría algo así para mi vida.
…Pienso que el hecho de haber descubierto mis errores, no me salva de haberlos cometido.


Finalmente pienso en F. En que lo quiero demasiado .
En que es una persona maravillosa.
En que no se merece correr el riesgo, de conocer conmigo, quién y cómo, es Pipona.

4 comentarios:

Mariana dijo...

Ay, Piponita...
El pasado debería, DEBERIA servir para aprender algo. No para martirizarnos.
Dejame hacer de grande y decirte que aun sos pequeña, que te (nos) queda mucho por aprender.
Date el tiempo de conocerte con otra persona al lado. Preocupate por hacer lo mejor que puedas y por ser una buena persona, el resto llega solo.
F. decidio tomar ese "riesgo" con vos, creo que falta que vos te animes. Si no te animas, te vas a arrepentir muuucho...

Con cariño eh!

:)

querés melón? dijo...

Hija, pensás demasiado.

Pau dijo...

Las dinámicas de las relaciones tienen algo genial y es que dependen de los dos, y se dan desde un momento determinado. Entonces, no te quemes la cabeza. Si vos no querés llegar a ese punto, no vas a llegar. El tema es saber prevenirlo.

Y no, no sos esa que fuiste con tu ex. Simplemente, fue una forma de relacionarte, pero no significa que vos seas así.

Café (con tostadas) dijo...

Para variar, estoy de acuerdo con Pau. Algunas veces, la inercia de la dinámica de una relación con otra persona nos convierte en seres que no nos gusta ser.

Por suerte, eso es de a dos. Lo bueno y lo malo. Entonces, si ya lo sabés, si no lo querés y si F es diferente, dudo muchísimo que caigan en lo mismo!

Besos y dale pa'lante!